Oración para atraer la buena suerte a tu vida

 


 «Espíritu de la buena suerte,

Con actitud y respeto hoy te invoco para pedirte sublime providencia.

Enséñame tus dones para que en mi casa haya prosperidad infinita.

Invoco tu maravillosa influencia para que la luz de la fortuna siempre me acompañe.

Guíame con tu presencia por el buen camino para recibir el fruto de mis negocios.

Aléjame de los peligros.

Mantenme siempre iluminado con la luz de la suerte y la buena fortuna.

Gracias, gracias, gracias…»

Autor: Maestro de Luz meditacionyosoy.com

Oracion historica del pergamino para el Amor

 

En el nombre del Padre,

del Hijo y del Espíritu Santo.

Yo __________,

en nombre del Espíritu Dominante,

conjuro al Santo Ángel de la Guarda

de __________

para que gusto no tenga

hasta que a mi casa venga.

Dominando a mi voluntad

y solo a mí que me llamo________

 para que me dedique su amor,

su fe, su fidelidad y su voluntad

y que gusto no tenga

hasta que a mi casa venga.

San Salvador de Orta

que si algo de mí le molesta,

se olvide de ello y me vea con simpatía

que es lo que importa.

Al Ánima de San Juan Minero,

que _________

me quiera como yo le quiero.


Al Indio Errante,

que _________

ande ande sin que nadie le detenga

hasta llegar a mí

que me llamo _________.

Santo Ángel de la Guarda

de ________

no le dejes vivir con nadie,

y que si con alguien duerme,

mi imagen en su sueño se le presente

y le ablande el corazón para mí.

Que las cadenas de San Miguel

amarren a _______

a mí que me llamo _________.

Con el paño que secaron el sudor de Cristo,

consagro esta Oración.

SORTILEGIO Y INVOCACIÓN PODEROSA DE SANTA HELENA PARA AMARRAR Y ENAMORAR

 


Puedes invocarla una noche de luna llena, estas noches las energías serán más poderosas.


¡Oh gloriosa Santa Elena,

madre santísima del Gran Constantino

¡Emperador Romano!

 

Vos, que siendo hija de rey y reina,

al monte Olivete fuiste

por vuestro entrañable amor hacia el Divino Jesús.

 

Yo requiero vuestra poderosa intercesión

para conseguir lo que deseo.

 

Estos tres clavos de Nuestro Señor Jesucristo,

imitación de los que Vos poseísteis,

dispongo de ellos en la forma que Vos hicisteis.

 

Uno lo doy a tu hijo el Gran Constantino,

por lo cual queda en vuestra bendita imagen,

otro lo tiro al agua como Vos lo tirasteis al mar

para salvación de navegantes,

y el otro le clavo en este objeto dedicado

a_________(Nombre del amor deseado)

para que se clave en su corazón,

a fin de que no pueda comer,

ni en cama dormir,

ni en silla sentar,

ni con mujer ni hombre hablar

ni tenga momento de reposo,

hasta que por vuestra intercesión

se rinda a mis plantas.


Si esto que deseo

me fuese concedido por vuestra mediación,

yo seré toda mi vida

vuestro más amante y sincero devoto (o devota)

Por los siglos de los, siglos.

 

Amén.

ORACIÓN AL SEÑOR JESÚS


Oh, Jesús Salvador, mi señor y mi Dios, mi Dios y mi todo, que destruiste el poder de satanás, yo os pido la liberación de toda la fuerza maligna. Os ruego por vuestro Nombre y Santas Llagas, por la S inmaculada concepción y virgen dolorosa, que la sangre y agua del corazón me cubran para purificarme liberarme y sanarme. Amen 


NO SOPORTA ESTA ORACION


  • AFFRADOR: demonio de la talasemia (anemia hereditaria)
  • ARMADOS: demonio de la esteatosis hepática
  • ELIOS: demonio del Ictus (Acceso morboso que se manifiesta de modo súbito y violento, como producido por un golpe)
  • HURIELH: demonio de una parte del intestino
  • INDOOR: demonio de la artritis reumática
  • INGAGAS: demonio de la úlcera gástrica
  • ILDADON: demonio de la sinusitis
  • MAUSTAFAT: demonio de la obesidad
  • MIASTON: demonio de la colitis ulcerosa y ácido aspártico
  • ODAR: demonio de los meniscos
  • ÚDDADAS: demonio de las verrugas
  • UGLADAS: demonio del glaucoma
  • USACH: demonio de la diabetes en la sangre
  • ABABAAS: demonio de la iposomia (enanismo)


ORACIÓN PARA SANAR UNA DEPRESIÓN

 


Padre amado, en tus manos pongo todas mis preocupaciones, cargas y sufrimientos que están causando un terrible mal a mi alma.

Señor, sé que tu amor es eterno y siempre diriges tu mirada a todos aquellos cuanto sufren porque Tú nos amas con un amor eterno.

Tu compasión todo lo puede, tu compasión es capaz de tocar mi vida y mi corazón y transformar todo mi dolor y frustración en deseos llenos de vida y de esperanzas.

Ven Señor, escucha mi plegaria, llévate mi dolor causada por esta depresión que me mantiene en la calle ciega del desconsuelo y en el que la desesperanza ha invadido mi vida.

Tu Palabra es poderosa, tu Palabra es fuente de sanación y de vida, por eso, a Ella me confío, bajo su sombra me cobijo y en tus manos me pongo.

Por la fe, sé que Tú me proteges y en este momento vienes en mi auxilio para alejar el dolor y la tristeza que abate mi alma

Invoco a los Santos Ángeles custodios para que sean ellos mi pedestal, mis protectores, mi apoyo espiritual contra los poderes del maligno que quieren gobernar mi vida.

Ven y libérame de esta amarga depresión en la que me encuentro. Sana todas esas heridas que no han cerrado y que me mantienen atado a rencores y dolores pasados.

Dame la fortaleza necesaria para sobrellevar con esperanza este tiempo difícil y pueda yo llegar a descansar junto a las aguas tranquilas de tu presencia.

Señor, enséñame como elegir mis caminos. Que pueda yo sentir tu mano poderosa sobre mí y encontrar alegría y protección en tus sacramentos, los cuales son el escudo de la fe que tengo para defenderse contra esos dardos venenosos de la desesperanza y la depresión.

Gracias, Padre, porque sé que Tú me has escuchado en este momento, porque sé que en este instante estás moviendo las cosas de tal manera que pronto pueda ver yo una salida llena de luz, una salida llena de amor en tu nombre.

Gracias porque por medio de tu Verdad, me estás levantado en victoria y dejas fuera del alcance a toda depresión que intenta invadir mi espíritu.

Gracias, amado Padre, porque en este momento, estás derramando bendiciones a mi vida

En el nombre poderoso de Jesús.

Amén



Las Letanías de Nuestra Señora de la Liberación y las Victorias

 



Virgen Señora Nuestra Liberadora,

ten piedad de todos los difuntos, nuestros hermanos, especialmente de aquellos más necesitados de la misericordia de Dios.

Intercede por todos los que han muerto, a fin de que se complete en ellos la obra del Amor que purifica.

Que nuestra oración, unida a la de toda la Iglesia consiga para ellos la alegría que supera todo deseo y que lleve el consuelo y la paz a nuestros hermanos sometidos a la prueba de la espera, sobre todo los más necesitados y olvidados.

Madre de la Iglesia, ayúdanos peregrinos por el mundo a conseguir nuestra propia liberación interior y a avanzar cada día que pasa en nuestro caminar hacia la Resurrección.

Cúranos de toda herida del corazón y del alma, haz que cada uno de nosotros un apóstol de la esperanza, siempre vigilante, siempre dispuesto.

Refugio de los pecadores y Reina de todos los Santos, reúnenos a todos un día para la Pascua eterna en la Casa del Padre, por Jesucristo, nuestro Señor. 

Amén!

Nuestra Señora de Montligeon, ruega por nuestros difuntos.


Señor, ten piedad.

Señor, ten piedad.


Cristo, ten piedad.

Cristo, ten piedad.


Señor, ten piedad.

Señor, ten piedad.


Cristo óyenos.

Cristo escúchanos.


Dios, Padre celestial,

ten piedad de nosotros.


Dios, Hijo, Redentor del mundo,

ten piedad de nosotros.


Dios,Espíritu Santo,

ten piedad de nosotros.


Trinidad Santa, un solo Dios,

ten piedad de nosotros.


Santa María, Nuestra Señora de la Liberación,

ruega por nosotros.


Santa María, Nuestra Señora de las Victorias,

ruega por nosotros.


Santa María, en quien reposó el Poder del Altísimo,

ruega por nosotros.


Santa María, más valiente que Ester y Judit,

 ruega por nosotros.


Santa María, cuyo Hijo apalstó la cabeza de satanás,

ruega por nosotros.


Santa María, vestida de Sol, invulnerable a los ataques de satanás,

ruega por nosotros.


Santa María, que nos protege contra el dragón furioso,

ruega por nosotros.


Santa María, refugio de los pecadores,

ruega por nosotros.


Santa María, liberadora y salud de los enfermos,

ruega por nosotros.


Santa María, esperanza de los desesperados,

 ruega por nosotros.


Santa María, que proporcionaste a Isabel una feliz liberación,

 ruega por nosotros.


Santa María, protectora de la mujer en cinta,

ruega por nosotros.


Santa María, buena liberación de las mujeres que trabajan,

ruega por nosotros.


Santa María, consoladora de los niños abortados,

ruega por nosotros.


Virgen María, libéranos.


Del poder y de las tentaciones de satanás,

Virgen María, libéranos.


De la seducción de los ídolos y de las falsas doctrinas,

 Virgen María, libéranos.


De las posesiones demoniacas,

 Virgen María, libéranos.


De los embustes perniciosos del espíritu de las tinieblas,

Virgen María, libéranos.


De los ataques de brujos y maestros ocultos,

 Virgen María, libéranos.


De los pactos diabólicos que nos hacen esclavos de satanás,

 Virgen María, libéranos.


De la idolatría, del espiritismo y del satanismo,

 Virgen María, libéranos.


De las sectas, brujerías y sociedades secretas,

 Virgen María, libéranos.


De las trampas de la adivinación y de las falas predicciones,

Virgen María, libéranos.


De las falsas visiones y de los sueños engañosos,

Virgen María, libéranos.


De toda maldición,

 Virgen María, libéranos.


De embrujos, sortilegios y maleficios,

Virgen María, libéranos.


Del espíritu de muerte que imulsa al suicidio y al homicidio,

 Virgen María, libéranos.


De las enfermedades provocadas por sortilegios,

 Virgen María, libéranos.


De las plagas y pestilencias devastadoras,

Virgen María, libéranos.


Del hambre, de la violencia y de la guerra,

 Virgen María, libéranos.


De los accidentes mortales,

 Virgen María, libéranos.


De las enfermedades contagiosas,

 Virgen María, libéranos.


De la esterilidad de origen maléfico,

 Virgen María, libéranos.


De toda amenaza contra los niños en el seno materno,

 Virgen María, libéranos.


De alumbramientos dificiles,

 Virgen María, libéranos.


De los traumatismos de nuestra infancia,

 Virgen María, libéranos.


De las perversiones de las que son víctimas los niños,

Virgen María, libéranos.


De las angustias del alma y de los males del cuerpo,

Virgen María, libéranos.


De las ataduras genealógicas que afectan a los vivos,

 Virgen María, libéranos.


De las desapariciones misteriosas de parientes próximos,

Virgen María, libéranos.


De los bloques de la vida sentimental y de nuestras facultades mentales,

 Virgen María, libéranos.


De los estragos que causan la impiedad,

 Virgen María, libéranos.


De los avances del descreímiento y de la civilización de la muerte,

Virgen María, libéranos.


De la tentación contra la fe,

 Virgen María, libéranos.


De las comuniones indignas y sacrílegas,

 Virgen María, libéranos.


De la desesperanza y del desánimo,

Virgen María, libéranos.


Del espíritu de miedo que mata la fe en Dios,

 Virgen María, libéranos.


De la tibieza en el servicio a Dios,

Virgen María, libéranos.


Del espíritu de orgullo y de dominio,

 Virgen María, libéranos.


Del endurecimiento en el pecado,

 Virgen María, libéranos.


Del pecado contra el Espíritu Santo,

 Virgen María, libéranos.


Del no querer perdonar a nuestros enemigos,

Virgen María, libéranos.


De los pensamientos de odio y de los pensamientos impuros,

Virgen María, libéranos.


De los embustes del domonio a la hora de la muerte,

 Virgen María, libéranos.


De los sufrimientos del Purgatorio,

Virgen María, libéranos.


De la condenación eternan,

Virgen María, libéranos.



Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,

 perdónanos, Señor.


Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,

escúchanos, Señor.


Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros, Señor.


Cristo, vencedor de la muerte.

 escúchanos.


Cristo, vencedor de satanás.

 atiende nuestras súplicas.


Espíritu Santo, el liberador.

 escúchanos.


Espíritu Santo, el consolador.

atiende nuestras súplicas.


Dios, Padre Omnipotente.

escúchanos.


Dios, Padre Omnipotente.

libéeranos del maligno.


Oh María, sin pecado concebida.

ruega por nosotros que recurrimos a ti.


Ruega por nosotros, Nuestra Señora de Liberación.

para que seamos liberados de todas nuestras tribulaciones.



Oremos

Te alabamos, oh Dios, por tu amor, tu misericordia y tu poder, por la victoria de la Sangre del Cordero, tu Hijo Nuestro Señor Jesucristo. Te alabamos por nuestra Madre, la Virgen María. Concede a todos los que se refugian bajo su maternal protección, la liberación de los males que les afligen, líbrales del poder de las tinieblas par que vivan en la libertad de los hijos de DIOS, en el cortejo triunfal de Cristo Resucitado. Amén


Oración a La virgen María contra las influencias diabólicas y malas energias

 

¡Oh Virgen lnmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, Reina de los Ángeles, acoge mi humilde oración y dígnate presentarla ante el trono del Altísimo. Recibiste de Dios la misión de aplastar por medio de tu divino Hijo la orgullosa cabeza de Satanás. Llena de gracias fuiste concebida, Imnaculada y acogiste a Jesús que vino a salvar nuestras almas cubriéndolas con su preciosa Sangre.

Por ello, te suplicamos que intercedas ante Dios para que envíe a sus Santos Ángeles y alejen al demonio tentador, desvelen sus embustes, repriman su audacia y lo encadenen en el Infierno. Consíguenos de la Misericordia Divina oír en nuestro corazón el grito de adhesión a Dios del arcángel San Miguel en su victoriosa intervención: “¿Quién es como Dios?”.

¡Oh tierna Madre, ayúdanos a ser más humildes ante Dios y los hombres! Ayúdanos a ser cada vez más prontos en rechazar las tentaciones de impureza o de codicia. Ayúdanos

a mantenernos perseverantes y atentos en la oración. Haz que crezca en nosotros el deseo de la Santa Misa y de la sama comunión . Ayúdanos a amar a nuestro prójimo, a vivir en paz con todos, a perdonar las ofensas y las incomprensiones, a fin de que ofrezcamos al Corazón de tu divino Hijo la alegría de vivir el Evangelio.

¡Oh Santa Madre, nos refugiamos bajo tu manto de misericordia con la certeza de que nos defenderás contra todos los embustes del demonio! Guarda en nosotros la fe, el amor de Dios, el celo por su Gloria, la observancia de su Santa Ley y del Evangelio. Por último, Madre Dulcísima, te suplicamos que nos asistas en los momentos finales de nuestra vida, nos preserves de las malignas insinuaciones del enemigo infernal, nos mantengas confiados en la bondad de Dios Padre y en la firme esperanza de que entraremos en la alegría infinita

del cielo para cantar eternamente las Misericordias del Señor. Así sea.


Buscar este blog

Entradas Populares Del Mes

Entradas Populares De La Semana

Blogs de interes

 
Camino al universo © 2011 | Designed by Ibu Hamil, in collaboration with Uncharted 3 News, MW3 Clans and Black Ops